Myra & Diego

Our Story

Nuestra historia tiene muchos episodios porque aunque nos conocimos en 1999, la vida nos llevó por caminos diferentes hasta nuestro reencuentro en 2003. Vamos a tratar de ser muy breves, pero sin omitir detalles importantes.

La historia según Myra

(o sea, la verdadera historia)
La historia según Myra

Diego y yo nos conocimos en marzo de 1999, gracias al arribo del crucero Vistafjord a nuestro bello Puerto de Veracruz. Ambos estuvimos involucrados en el comité de recepción del crucero. El, por parte del Ayuntamiento de Veracruz. Yo, por parte de la Administración Portuaria. Sin embargo, tengo que confesar que en esa ocasión yo ni siquiera lo vi!! El barco solamente estuvo en puerto unas horas y Diego fue uno entre tantos muchachos que nos apoyaron... aunque yo sí hice algo para darme a notar con él (lean su historia y creánle la mitad);)

Para noviembre de ese mismo año, arribó otro crucero a Veracruz, ahora el Arkona. En esa ocasión el barco estuvo dos días, así que ahi sí lo conocí y lo pude identificar perfectamente! La tripulación del barco invitó a cenar a todos los involucrados con su llegada, y ahí pudimos platicar un poco más.

Esta es una postal del Arkona...

La histeria según Diego

Ahora voy yo...
La histeria según Diego

Bueno segun Myra, resulta que no me vio... ejem ejem, Bullshit!!!!!!!!!! Claro que me vio y la verdad es que no puedo decir que fue amor a primera vista. Yo siendo todo un ejemplo de buenos modales me encontraba con uno de mis mejores compinches (el Gerry, que eventualmente es culpa de él que este escribiendo esto, jejejeje, well done my man!). Por ser 100% bilingües nos subieron de nivel y en vez de estar afuera y bajo el sol todos jodidos, ahora estábamos dentro del muelle bajo el sol todos jodidos, jejeje. Nos acercamos a una mesa que estaba cerca de la escalera del barco, para ver que había; eran muñecas vestidas de jarochas (Traducción: copias piratas de la barbie vestidas con tela blanca) y unos paliacates de punto de cruz provenientes de “Telas de México” (a $5.50 el metro) y con una maravillosa y celestial voz escuchamos a lo lejos “¡P%$&es chamacos p$%&/os aléjense de mi changarro!”, y entonces ahí fue el “click” en donde me di cuenta que LA ODIABA por antipática; además traía el pelo corto y unos rayitos medio feos (Sorry my dear it's the truth).

Como bien comenta ella en su versión, la segunda vez fue mejor la cosa, ahí me empezó a caer bien y de ahí al Big Red Boat, cada lunes nos veíamos y la amistad crecía y como a eso de las 10 de la noche de cada lunes escuchaba su angelical voz diciendo: “¡Donde están mis radios p$%&che chamaco puñetero, si pierdes uno te mato!”. Aquellos hermosos años (Suspiro)...

Esta es una foto adentro del Big Red Boat...

El episodio del Big Red Boat

(La histOria continúa)
El episodio del Big Red Boat

Mi educado marinovio se quedó en la segunda parte de nuestra historia.

Nos saltamos hasta el Big Red Boat, un crucero que estuvo arribando a Veracruz cada lunes de mayo a septiembre del año 2000. Ahí tampoco pasó nada entre nosotros, excepto que nos veíamos muy seguido y sí, como dice él en un lenguaje más florido, yo le daba mucha lata porque cada semana le entregaba diez radios por la mañana y esa misma noche me los tenía que devolver sin un rasguño!

Diego y "el casamentero" (o como el se puso: Mr. Match) eran los coordinadores generales de todos los chicos de la UCC que nos apoyaban. Por lo tanto, fue con quienes tuve más contacto y nos empezamos a llevar muy bien.

El único detalle donde hicimos "click" en esta época fue un día que Diego y Mr. Match tenían que ir en la camioneta Pick Up de la empresa a no-sé-donde a buscar no-sé-qué. Pero como Jorge (un compañero mío de la ofna.) iba a manejar, solamente quedaba lugar para que uno se fuera en la cabina y el otro se tendría que ir en la parte de atrás, cosa que ninguno de los dos quería, por supuesto!

Como se estaban peleando, Jorge sugirió que mejor se "echaran un volado" para decidirlo. Y Diego dijo enseguida: "¡NO! ¡Un volado no! ¡Las monedas me odian!".
A lo que enseguida yo repliqué: "¡Cálmate, Phoebe!"; haciendo clara referencia al hecho de que su afirmación de que las monedas lo odiaban era un vil plagio del temor de Phoebe (de la serie "Friends") a los volados.

**Esto sucede en el capítulo donde Phoebe y Rachel están peleando por ser la dama de honor de Mónica**

Y como al final de cuentas lo ganó, pudo completar el parlamento de Phoebe, diciendo: "Las monedas me han perdonado!".

Poca gente hubiera sabido de dónde sacó esas frases, y el hecho de que yo supiera le dejó muy claro que estaba frente a una verdadera fan de Friends. Eso no hizo que nos acercáramos más... simplemente nos hizo tomar nota mental de que al menos, había alguien más en este mundo que fuera tan adicto a la serie como para recordar sus líneas! =)

El flechazo vino después, como les contará mi fiancé...

En la foto estoy en el muelle, al pie del barco, detrás de las jarochitas que mencionó Diego en su histEria.

El flechazo de Villahermosa

El flechazo de Villahermosa

De ahí Myra dejó la API y ya no supe de ella por un rato hasta que llegó Tabasco (Ojos al cielo y suspiro). En Tabasco nos encontramos de pura casualidad trabajando con la misma empresa, lo cual me recuerda lo duro que trabajé en esa ocasión mientras el amor de mi vida estaba sentadota en la recepción sin hacer nada, jijijijiji, pero el asunto de este viaje fue la última noche en la que de verdad tuve el “Click” ahora si el bueno, y mi comentario al llegar al cuarto del hotel fue: “Estoy enamorado!!!!” y la verdad es que si me movió el tapete bastante, pero... el día que estábamos recogiendo las cosas de la expo, comimos pizza y que se me ocurre mostrarle lo que estaba comiendo y nada mas por eso que se enoja (Exagerada), entonces yo pensé que no me haría mucho caso por lo que decidí ya no buscarla después de Tabasco.

Esta foto nos la tomaron el día del flechazo, en la fiesta de clausura del evento.

Villahermosa (Reloaded)

Villahermosa (Reloaded)

Cuando coincidimos en Villahermosa ninguno de los dos tenía idea de dónde ibamos a terminar. Para mi él seguía siendo un chico relajista (muy guapo, eso sí) que se la pasaba burlándose del uniforme que me hacían portar.

Por cierto, este episodio aconteció en febrero de 2001, cuando nos contrataron para trabajar en la Convención de la Society of Petroleum Engineers. Lo chistoso es que ninguno de los dos sabía que el otro iba a estar allí, y en realidad, aunque Diego sintió el flechazo en la cena de clausura, para mí el más grande se dio en el camino de regreso (aunque en la cena también percibí algo).

El regreso a Veracruz lo hicimos por carretera, y como era de noche yo externé que me iba a ser imposible quedarme dormida, por miedo a que le provocáramos sueño al chofer. Entonces Diego se mantuvo despierto toda la noche hablando conmigo... desde Villahermosa hasta Veracruz. Algunas cuantas horas, no? Eso tenía que significar algo!

Pero como bien dice, a nuestro regreso ya no me buscó más...

En la foto estoy con una compañera, en el registro de la Convención.

Finalmente... ¡El reencuentro!

Gracias a Gerry (Mr. Match)
Finalmente... ¡El reencuentro!

Me voy de Veracruz al terminar la carrera... Pasa el tiempo y un día hablando con Gerardo Rafael García Cuevas (alias "Mr. Match"), me comenta que se reencontró con cierta persona y como resultado de eso nos ponemos a platicar los 3 por el Messenger. Yo estaba por viajar al 4 veces heroico puerto de Veracruz (ahora zona conurbada Veracruz-Boca del Río) para ver que pedo con mi titulación y ahí si fue inevitable, todo era color de rosa (aunque no me gusta el rosa: ES JOTO). La verdad las cosas se dieron a pedir de boca y creo que fue el momento exacto para que pasara algo tanto así como para que el 3 de noviembre de este año me hará el hombre más feliz del mundo comprometiendo su vida a mi lado hasta que estemos más rucos, jejeje y tenga que usar mis pañales Depend para la incontinencia, y hasta que estire la pata y me cargue el payaso.

Te amo Myra…

Yo también...

Yo también...

¿Cómo ven?

Nos llevó algo de tiempo conocernos, enamorarnos y finalmente casarnos! Pero yo creo que las cosas pasan por algo... Dios se encargó de reunirnos en el momento justo de nuestras vidas.

Por cierto, el día de la boda (3 de noviembre de 2007), se cumplirán exactamente cuatro años desde ese día que fuimos a comer juntos después de un par de años de no vernos. ¡Qué forma de celebrar ese aniversario! =)

Myo, YTT@MMM.